Aventura Total: Tortutrip a Cambutal, Provincia de Los Santos

Standard

Salimos de noche hacia el pueblo de Cambutal, en la provincia de Los Santos, a unas 5 horas por carretera desde la Ciudad de Panamá. La vía hasta el pueblo es bastante buena, aunque con muchas curvas luego de Pedasí, por lo que hay que manejar con cuidado.

Al llegar hacía una mañana fresca y serena, como sólo he visto en los pueblos del interior.

Luego de esperar a que nos dieran las instrucciones nos acomodamos en casas del poblado que ofrecieron diferentes familias para alojar a las casi 20 personas que fuimos a esta aventura.  Los cuartos eran sencillos y modestos (más que suficiente), y dejamos nuestras maletas para salir a explorar el lugar.

Image

Image

Lo primero que hicimos fue ir al vivero de tortugas de Playa Cambutal donde los chicos de Fundación Tortuguías nos dieron una explicación sobre como funcionan los viveros para tortugas marinas y nos dieron la buena noticia de que dos nidos en el vivero estaban a punto de  nacer (o eclosionar como se debe decir realmente) pero tendríamos que esperar hasta la noche para ver este espectáculo de la naturaleza.

Mientras tanto, hicimos un recorrido para limpiar la playa y aunque simple  vista parecía no estar muy sucia, en sólo una hora de caminata, recogimos gran cantidad de basura, principalmente botellas de plástico, latas y envases de comida.

Increíble como hay personas que no toman conciencia y dejan toda su basura tirada en la playa, y si hablamos de la ciudad, bien seguido veo de camino al trabajo gente tirando sus latas y bolsas de frituras desde los carros y buses o simplemente mientras caminan tirando los restos del desayuno al piso.

Esto es un tema que da mucho para hablar, pero mientras sigamos contando más de nuestra aventura.

Image

Image

Foto: Gisselle Dorcy

Image

Foto: Gisselle Dorcy

Aquí también conocimos a Chachita, residente del lugar y miembro de la fundación TortuAgro, quienes cuidan éste y otros viveros de tortugas en el área y además realizan patrullajes en las noches durante el periodo de anidación (julio a diciembre en el pacífico).

Cuando nos tocó presentarnos, dijo con mucho orgullo: “Me dicen Chachita, nací y crecí aquí, amo las tortugas y moriré aquí protegiendo a la naturaleza”.

Yo casi lloro cuando la escuché decir eso (y creo que más de uno), Chachita nos contagió con su amor por las tortugas, fue realmente inspirador conocerla.

Image

Chachita
Foto: Randy Navarro

Luego disfrutamos un merecido baño en esta hermosa playa, y en la tarde atendimos una interesante charla/conversatorio sobre las tortugas marinas, donde nos explicaron que en Panamá anidan 5 de las 7 especies de tortugas marinas existentes en el mundo.

Image

Gerardo de Fundación Tortuguías

Image

Carla, de Fundación Tortuguías

Ya en la noche salimos nuevamente al vivero y justo cuando llegamos estaban saliendo tortuguitas recién nacidas de uno de los nidos. Súper emocionados. enfilamos nuestras cámaras para capturar este espectáculo. Las imágenes cuentan mejor la historia, así que aquí unas fotos  del camino de las tortuguitas a la playa.

Image

Image

En el vivero, pasándolas a un recipiente para llevarlas a la playa
Foto: Randy Navarro

Image

Liberando las tortuguitas en la playa
Foto: Randy Navarro

Image

Casi llegando al mar

 Según nos contaron, sólo una entre 500 o 1000 tortugas llega hasta la vida adulta e increíblemente vuelven a la misma playa a poner sus huevos entre 15 a 20 años más tarde (al parecer en el recorrido que hacen de su nido a la playa se les queda grabada la información del lugar donde nacieron).

Pero se puede ver por qué son tan vulnerables: la tortuga sale a la playa a poner sus huevos y los entierra a una distancia prudente de la playa. Los huevos si no los encuentra un depredador natural o su principal amenaza (el hombre) nacen luego de unos 40 a 60 días, por lo que es mucha suerte ya que lleguen a nacer.

Luego de esto, en el camino a la playa están expuestas a aves, perros y otros animales que las pueden matar. Una vez en el agua, por su tamaño, son vulnerables a otros depredadores y las pocas que llegan a la vida adulta, tienen otras amenazas como la contaminación y la caza para consumo o para hacer adornos exóticos con el material de su caparazón.

Con este panorama tan trágico, no es raro que las pobres están en peligro de extinción 😦

Image

Ya entrando al mar, ¡suerte!
Foto: Randy Navarro

Al día siguiente visitamos nuevamente el vivero protegido y enseguida partimos para recorrer varias playas incluyendo La Cuchilla y Horcones hasta llegar a  Morro Puerco.

El camino fue toda una aventura, nos metimos por potreros, casi nos corretea una vaca, subimos una montaña, y súper agotados paramos para descansar y disfrutar de la vista espectacular de la playa que nos esperaba.

Yo siendo tan citadina y con cero condiciones físicas la pasé dura en la caminata, pero valió la pena por lo que vimos luego 🙂

Image

Pasando la charquita

Image

Vaquitas en el camino a Morro Puerco
Foto: Randy Navarro

Image

Por el potrero hacia Morro Puerco
Foto: Randy Navarro

Image

Image

Vista de la playa desde el camino

La playa Morro Puerco me recordó las películas medievales donde ves acercarse a grandes galeones a playas vírgenes con grandes rocas bordeando sus costas.

Me sentí como la primera persona que visitaba ese lugar, no hay literalmente nada que te haga recordar la civilización, para donde mires sólo hay mar, rocas y árboles.

Me hubiera gustado tener más tiempo para tomar fotos en este lugar (entre el cansancio y las ganas de bañarme la cámara pasó a un segundo plano), pero aquí hay unas muy lindas de mi querido cómplice de aventuras Randy Navarro.

Image

 Image

 Image

ImageImage

Al regreso nos esperaba otra gran caminata por un sendero más corto pero con más obstáculos. Lo más desafiante fue la bajada por un camino casi vertical sin muchos agarraderos, en el que muchas personas bajaron literalmente sentadas.

Yo, increíblemente fui una de las primeras en llegar abajo y creo que por no haber visto otras personas bajar no me traumaticé de antemano y pude bajar gran parte de pie. Eso también me permitió tomar una foto de los que quedaron atrás.

Image

 Image

Y así terminó la aventura del tortutrip, súper cansada pero muy contenta de haber vivido esta experiencia y con ciertas recomendaciones para quienes se quieran aventurar:

– Ir preparado para largas caminatas: aún si no estás en excelentes condiciones físicas puedes hacerlas sin problemas, pero te cansarás un montón y es importante conservar la buena actitud

– Preguntar como será el recorrido en la caminata y llevar pantalón largo: en el caso del camino por el potrero hacia Morro Puerco, la hierba y malezas del camino dejaron su huella en la piel de muchos.

– Llevar agua, mucha agua: al menos un litro por persona para cada recorrido

– Lo básico para protegerte del sol: bloqueador, sombrero, lentes de sol etc.

Suerte!!!!

**Las fotos que no se menciona su autor, fueron tomadas por mi.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s